There´s no recipe for us, so we´ll have to improvise

domingo, 20 de febrero de 2011

The NY Cheesecake,

Sí, es esta.Es LA CHEESECAKE. Después he haber probado un montón de recetas de tartas de queso, he encontrado la definitiva justo aquí. Resulta ser la mejor tarta de queso que he comido, suave, ligera y cremosa como ninguna. Es tan fántastica que incluso me la comería del suelo :)

Se puede acompañar con cualquier salsa de frutas ácidas preferentemente como fresas, frambuesas,... aunque yo personalmente la prefiero sola, me gusta saborear el queso en toda su extensión.
Bueno, vamos con la receta.



Ingredientes:

BASE:

200g de galletas tipo Digestive.
50g de azúcar blanco
114g de mantequilla sin sal derretida.

RELLENO:

1Kg de queso crema a temperatura ambiente
200g de azúcar blanco.
5 huevos grandes ( L ó XL) a temperatura ambiente
35g de harina
80 ml de Nata líquida (Debe de tener al menos 35% de materia grasa)
1 c/p de ralladura de limón.
1 c/s de extracto de vainilla

TOPING:

240 ml de nata líquida
30g de azúcar
1/2 cucharadita de extracto de vainilla.

Para las cantidades indicadas necesitaremos un molde de tarta desmontable de 23cm de diámetro.

PREPARACIÓN:

Precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 170ºC

Primero preparamos la base, para ello trituramos las galletas hasta dejarlas bien finas. Derretimos la mantequilla en el microondas un minuto a temperatura de descongelación. Echamos las galletas trituradas en un bol, añadimos el azúcar y la mantequilla. Removemos bien con una espátula hasta que observemos que la mezcla está bien humedecida. Pasamos la mezcla al molde y vamos recubriendo con cuidado todo el molde subiendo un poco por las paredes dejando, de este modo una capa muy fina.
Tapamos con film y reservamos en la nevera.

Para el relleno, en un recipiente bastante grande echamos el queso, la harina y la azúcar y batimos bien hasta que se forme una mezcla cremosa.
Una vez conseguida esta mezcla y sin dejar de batir vamos añadiendo los huevos de uno a uno, siempre batiendo bien hasta añadir el posterior. Hay que asegurarse que esté bien batido antes de añadir el siguiente para compactar bien la crema.
Una vez añadidos todos los huevos, echamos la vainilla, la nata y la ralladura de limón,y batimos bien.
Sacamos la base de la tarta de la nevera y echamos la mezcla.

Hornear a 170ºC durante 15 minutos. Colocar la bandeja del horno a media altura. Después bajar la temperatura del horno a 120º y hornear durante 60-90 minutos (depende del horno), sabemos que la tarta está en su punto si al sacarla del horno y agitarla suavemente el centro se observa húmedo y blandito como un flan.

Mientras la tarta está horneandose, haremos el toping, para ello se bate la nata, el azúcar y la vainilla hasta obtener una mezcla bien cremosa pero sin que la nata llegue a montar del todo. Ponemos el toping en la tarta y horneamos 15 minutos más.

Dejar enfríar la tarta, después enfriar completamente en la nevera unas 6 horas como mínimo.

Os aseguro que merece la pena, cada bocado es una fiesta en la boca.
Para ti.